Edorta Kortadi en el Deia
8406
post-template-default,single,single-post,postid-8406,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-product-single-wide-gallery,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Edorta Kortadi en Deia

Edorta Kortadi en Deia

Con motivo de la exposición del artista irlandés Maximilian Pelzmann en NoColor Studio, el párroco de la basílica Santa María de la parte vieja donostiarra; Edorta Kortadi colabordador habitual del diario Deia, publicó un artículo sobre su obra y sus inquietudes. A continuación realizamos una transcripción de la noticia (LINK)

 

El artista irlandés Maximilian Pelzmann San Sebastián (Dublín, 1974), residente en la actualidad entre EE.UU y Hondarribia, de padre austríaco y madre donostiarra, expone sus pinturas y esculturas en la galería NoColor de Donostia. Artista bien dotado para el dibujo figurativo, pronto buscará nuevos caminos en la abstracción orgánica en los parámetros y paradigmas de Henri Moore, así como en el arte Neoconcreto y en repertorios tecnológicos humanizados de ámbito anglosajón.

 

Sus blancas y rojas esculturas, ancladas en el paisaje y la naturaleza que él tanto admira, son para ser habitadas y colonizadas por la presencia del ser humano que pronto juega en ellas y las habita. Son como nidos para el descanso, como huecos protectores ante la sociedad de las prisas y los ruidos. Formas y estructuras neoconcretas con una gran carga de pureza y equilibrio. Esculturas en las que lo lleno y lo vacío son tan importantes como su color blanco y la depuración de sus formas y acabado. Incitan al tacto y a la mirada contemplativa.
De formas curvas y orgánicas se componen también sus dibujos y pinturas, a base de acrílicos y mallas reticuladas que, cual olas entrelazadas de distintos colores, componen repertorios geométricos de carácter orgánico y tecnológico. La combinación de colores ocres-naranja, azules-verdes enriquecen y calientan de modo natural el dibujo base, más frío.

 

Lo mismo sucede con otras series de pinturas de carácter más combinatorio a modo de polípticos, cargados de carácter simbólico y significativo: ESPERANZA, AMOR…

 

El propio artista lo ve así: “Este dinámico tema interplay trasciende a través de mis dibujos, pinturas y esculturas que a veces parecen casi moleculares como varios átomos formando un compuesto; una estructura visible entrelazándose en el medio ambiente compartiéndolo con árboles o arbustos debajo de su follaje; una representación de nuestra comunión con la naturaleza”.

 

Pelzmann viene así a enriquecer la corta nómina de artistas americanos instalados entre nosotros, en este caso con residencia sobre la bahía de Txingudi, con una espectacular vista sobre Hondarribia.

 

…………………..

 

Además de la publicación de Edorta en Deia, estas son algunas menciones de la prensa respecto a Maximilian Pelzmann y su escultura en la basílica de Santa María.

 

Por parte de la revista Arteuparte ha habido un artículo especial con su artículo dedicado a Maximilian (LINK) 

El Diario Vasco publico primero una entrevista muy interesante realizada por Begoña del Teso y después publicó un artículo de debate (LINK)

Esta fué la publiación de Noticias de Gipuzkoa (LINK)

 

ESCULTURA-BASILICA-SANTA-MARIA-PARTE-VIEJA ESCULTURA-BASILICA-SANTA-MARIA